3 Errores de emprendedores novatos

3 Errores de emprendedores novatos

 

Cuando comienza tu aventura como emprendedor son muchas las cosas que desconoces y, por lo tanto, muchísimos los errores que puedes cometer en el camino. Hoy quiero hablarte de los que, a mi modo de ver, son los 3 principales errores que puedes cometer como emprendedor y te pueden dejar fuera de juego, incluso antes de empezar: enamorarte de la idea equivocada, no conocer a la industria y no dedicar tiempo en diseñar el modelo de negocio.

 

  1. Creer que la idea es lo más importante

Uno de los errores más letales que suelen cometer los emprendedores es enamorarse de la idea. Creen que sólo de la idea depende el éxito de su negocio. Y esto es un grave error, por dos motivos. En primer lugar, la gente no paga por ideas, paga por soluciones. Y segundo, sin un modelo de negocio adecuado, ninguna idea por sí sola puede crear un negocio exitoso.

Sinceramente creo que cuando a un emprendedor le importa más su idea o producto que los problemas de sus clientes, está condenado al fracaso. En más de una oportunidad ya te lo he dicho, no se trata de lo que te guste o quieras vender, se trata de lo que el mercado está demandando. Y si no tienes la suficiente flexibilidad para adaptarte a lo que tu cliente necesita, tienes pocas chances de sobrevivir.

Por otra parte, no todas las buenas ideas son buenos negocios. Es decir, si no puedes llevar a cabo tu idea con un modelo de negocio que sea rentable y escalable, aunque tu producto sea excelente, nunca vas a poder construir una empresa sostenible y con capacidad de crecer.

En síntesis, te sugiero que busques problemas que son importantes de resolver, enamórate de ellos, y luego sí ve a buscar la mejor solución. Escucha al mercado y construye tu solución conjuntamente con tu cliente, él sabe mejor que vos lo que necesita. Evalúa si tu idea es viable desde el punto de vista técnico y económico. Y si realmente puedes aportar un valor diferencial de lo que ya hay en el mercado.

Recuerda que tus clientes sólo estarán dispuestos a dejar de comprarle a la competencia si tu producto es mejor o más barato.

 

  1. Elegir una industria que no se conoce

 Este error viene de la mano del anterior. Cuando el emprendedor se empecina ciegamente con su idea, casi no puede ver más allá y ni se detiene a pensar en el tipo de industria en la que se está metiendo.

¿He trabajado en esta industria? ¿Conozco y tengo experiencia en este sector? ¿Realmente me apasiona esta industria?

Son preguntas que suelen pasarse por alto y son claves para el éxito del negocio. En primer lugar, porque corres el riesgo de terminar trabajando en algo que no te gusta. En segundo lugar, porque si no conoces las reglas y los jugadores del sector no podrás innovar y diferenciarte de la competencia.

Aunque si bien es cierto que no siempre es necesario ingresar a una industria pretendiendo cambiar las reglas de juego, si el sector es muy maduro y no puedes ofrecer algo diferente a tu competencia, es casi imposible ingresar y poder crecer.

¿Esto quiere decir que si o si tienes que haber trabajado en ese sector antes?

No necesariamente. Pero debes tener claro que es necesario tomarse un tiempo para conocerlo. Estas son algunas de las opciones que tienes:

-Trabajar durante un tiempo en alguna empresa relacionada con esa industria.

-Entrevistar a referentes del sector (empresarios, proveedores, distribuidores, etc.), contarles tu idea y escuchar qué tienen para decirte. Seguramente sus opiniones te ahorrarán mucho tiempo y dinero.

-Buscar a un socio con experiencia y conocimientos del sector.

Antes de invertir un centavo en tu fantástica idea observa lo que están haciendo tus potenciales competidores, habla con referentes de los canales de venta, escucha a los clientes de tu competencia y sobretodo mantén una actitud abierta y flexible para cambiar la idea si es necesario.

 

  1. No tomarse el tiempo en diseñar el modelo de negocio

Como ya te anticipé en el punto 1, aunque la idea sea brillante, si no logras diseñar un buen modelo de negocio para implementarla, es imposible crear una empresa exitosa.

Este es un error muy común y que veo a diario. Emprendedores obsesionados por las características de su producto que dedican poco, por no decir nada, de tiempo en pensar el diseño de su modelo de negocio. Es decir, de qué forma se va a crear, entregar y capturar valor del mercado.

¿Cuánto tiempo te has sentado a pensar en estas cuestiones?

-Segmento de clientes.

-Propuesta de valor.

-Canales de venta.

-Relaciones con el cliente.

-Recursos y actividades claves.

-Socios claves.

-Finanzas.

Estudiar cada una de estas aristas claves de tu negocio es fundamental para poder anticipar dónde pueden surgir los problemas y tener varios planes alternativos para reaccionar a tiempo.

Si no entiendes qué modelos de negocio tiene tu competencia y si no elaboras el tuyo a conciencia, cuando todo lo que supusiste no funcione, y créeme que va a pasar, no tendrás la cintura y el conocimiento para reaccionar a tiempo.

 

Desde mi punto de vista, estos son los 3 principales errores que puedes cometer si estás empezando tu camino como emprendedor. Es más, es muy posible que hoy estés cometiendo alguno o te sientas identificado con todos. No te preocupes, todos cometimos estos errores. Y me habría ahorrado mucho tiempo y dinero si alguien me hubiera advertido a tiempo. Hoy tienes la suerte de contar con esta información, y si eres lo suficientemente inteligente y humilde para asumirlo, tienes grandes chances para cambiar tu rumbo a tiempo.

¿Me cuentas cuáles de estos errores has cometido? ¿Pudiste darte cuenta a tiempo?

Sin comentarios

Post A Comment