4 pasos para alcanzar tus objetivos

4 pasos para alcanzar tus objetivos

 

Hoy te quiero traer una receta de 4 pasos para alcanzar tus objetivos. Lo bueno de esta receta es que ya tienes todos los ingredientes para empezar hoy mismo. Sólo necesitas una hoja de ruta. Y eso es lo que te quiero compartir.

A decir verdad, a esta receta no la inventé yo. Al final del artículo te voy a revelar la fuente de donde saqué la esencia de este post. Para que puedas seguir profundizando en este tema que me parece esencial para cualquier emprendedor.

 

  1. Tener un propósito

El primer paso es tener un propósito bien claro y concreto. Las ideas vagas y demasiado abstractas no sirven. Ejemplo: quiero ser rico, quiero ganar más dinero, deseo crear una empresa exitosa. No son objetivos medibles.

En cambio, decir: en 3 años quiero ganar u$s100.000 al año, es un objetivo medible y con una fecha de concreción.

Además, un ingrediente fundamental, y que no siempre tomamos en cuenta, es el deseo profundo de querer concretar esta visión. Parece algo obvio ¿verdad? Si me propuse este sueño u objetivo, ¡claro que quiero lograrlo! Pero no siempre es así.

¿Cuántas veces te propusiste un objetivo para conformar a alguien más? ¿Cuántas veces te marcaste una meta sólo para satisfacer a tu ego?

A mí esto me ha pasado más de una vez. Por ejemplo, aún no he presentado mi tesis de doctorado y esa idea cada tanto ronda mi cabeza porque no me gusta dejar las cosas sin acabar. Pero sinceramente no la termino porque ya no me motiva, no tengo ese deseo profundo de hacer mi tesis, sólo deseo callar esa voz que me dice “Noelia aún no terminas tu tesis, es una lástima te falta tan poco”. No hay un deseo profundo que me inspire a actuar, me pesa tener que hacerlo.

Si el objetivo te pesa demasiado, no te inspira o motiva, probablemente no sea tu deseo, sino el de alguien más (incluido tu ego).

Escúchate de verdad. Porque si fijas un mal objetivo, las cosas no saldrán bien, aunque le pongas mucho trabajo y perseverancia.

 

  1. Definir un plan

Como los sueños no se concretan sólo pensando en ellos, es necesario tener un plan. O, mejor dicho, varios planes. ¿Por qué digo varios? Porque quizás el primer plan no funcione y tengas que cambiarlo por uno nuevo, y quizás este tampoco resulte, y tendrás que hacer otro. Y así sucesivamente hasta que des con un plan que te lleve a alcanzar tu objetivo.

Es importante que no identifiques estos tropiezos temporales, con un fracaso permanente. Cuando uno empieza a hacer algo nuevo, como fundar un negocio, es normal cometer errores. Uno no cuenta ni con la experiencia ni la información que necesita para tomar las mejores decisiones. Lamentablemente esto se adquiere con el tiempo y la prueba y error.

Pero si dentro tuyo sigue ese deseo ardiente de alcanzar esa meta, ninguno de estos fracasos temporales podrá detenerte. Aquí es fundamental la determinación y la convicción de que tarde o temprano, el resultado deseado llegará.

 

  1. Pensar y actuar en consecuencia

Ahora que ya tienes definido tu objetivo y un plan para alcanzarlo, hay que empezar a ejecutarlo. Pero déjame dividir tus tareas en dos partes: pensamiento y acción.

Para ejecutar el plan correctamente, y alcanzar los resultados deseados, es necesario una completa alineación de pensamiento y acción.

¿De qué sirve pensar positivamente si luego no se actúa en consecuencia?

¿De qué sirve actuar todo el día si los pensamientos boicotean todo lo que haces?

Veamos entonces cómo alinear pensamiento y acción.

Pensamiento: dominando a la fiera

Todo lo que existe se ha gestado a partir de un pensamiento. Es en nuestra imaginación, donde cada impulso o deseo empiezan a tomar forma.

En el pensamiento está la semilla de infinitas posibilidades o limitaciones. Depende de nosotros elegir qué tipo de pensamientos queremos que prevalezcan, los de abundancia o los de escasez.

Aquí nuestro subconsciente juega un rol clave. Puede ser nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo.

Generalmente, cuando las cosas no resultan como esperamos tendemos a culpar a nuestro accionar por los resultados u otras cuestiones externas a nosotros, pero rara vez nos detenemos a observar cuáles son nuestros pensamientos predominantes.

Como te dije anteriormente, los pensamientos son la semilla que lo crean todo, y esto incluye también lo que no queremos tener en nuestra vida.

¿Pero por qué atraeríamos situaciones no deseadas?

Tu subconsciente simplemente está ejecutando lo que has grabado a fuego en él.

Sé que esto puede resultarte hasta mágico o esotérico, pero no es así, es algo que se ha demostrado científicamente y hay miles de estudios que demuestran cómo nuestros pensamientos pueden afectar nuestro rendimiento.

A ver, para aclarar un poco.

Supongamos que fijaste como objetivo fundar un negocio en el próximo año que facture u$s 100.000 al año. Estás emocionado y hasta tienes un plan para empezar a ejecutar. Pero al mismo tiempo piensas: yo no sé de negocios, seguro que me voy a fundir, la economía está mal, es muy difícil ganar dinero, yo no sé vender, la gente no va a entender mi producto, etc.

¿Cómo crees que actuará tu subconsciente?

Muy simple. Atraerá personas y circunstancias que confirmen lo que piensas.

Al subconsciente no le gusta llevarte la contra. Tú lo pides, tú lo tienes.

Observa tus pensamientos. Cámbialos por pensamientos positivos. Pero no alcanza con afirmaciones vacías de emoción y convicción. Decir “soy rico”, “mi negocio es el líder del mercado”, cuando esto no es así, no hará más que profundizar una emoción negativa, porque sabes que esto no es cierto.

Pensamiento positivo + emoción positiva = subconsciente aliado que te abrirá camino para lograr tu propósito.

Acción inspirada

El primer paso para tomar acción es tomar una decisión. Sólo aquellas personas que logran tomar decisiones rápido y de un modo definitivo, porque saben lo que quieren, logran conseguir sus objetivos.

En cambio, si te cuesta tomar una decisión y cuando la tomas, cambias rápidamente de idea, o te dejas influenciar por las opiniones de los demás, es mucho más probable que nunca alcances tu meta.

Además de la convicción en las decisiones, la perseverancia es otro ingrediente que no puede faltar al momento de actuar. El fundamento de la perseverancia es la fuerza de voluntad. Y sin fuerza de voluntad, difícilmente podremos transformar las pequeñas derrotas en victorias que nos coronen en la cima.

Y, por último, otro factor esencial es el trabajo en equipo. No podrás lograrlo sólo. Saber liderar un gran equipo, es otra de las cualidades que tendrás que desarrollar para construir tu imperio.

 

  1. Confiar

Y por último la fe. Cuando tienes clara tu visión, has ideado un plan y tus pensamientos y acciones están alineados, ahora lo que resta es confiar.

Dar por hecho que los resultados deseados llegarán, es quizás el ingrediente más poderoso de esta receta para alcanzar tus sueños.

Si recuerdas lo que te dije anteriormente, tus pensamientos son cosas, ¡sí! Cosas que en algún momento se van a materializar en tu realidad. Si siembras miedo, duda, enojo, frustración, eso cosecharás. Pero si siembras una fe ciega en tus resultados, tarde o temprano lo que deseas aflorará a la realidad.

 

Para cerrar, quiero recomendarte un libro en el que está la esencia de todo lo que te compartí hoy. Se llama: “Piense y Hágase Rico” de Napoleón Hill. Quizás ya lo leíste, pero si no es así te lo recomiendo. Este libro ha marcado un antes y un después en mi forma de pensar y actuar.

Y te voy a decir por qué me gusta.

Pienso que es la combinación perfecta entre espiritualidad y acción aplicada a los negocios o al deseo de ganar dinero.

No es el típico libro de fantasía que te dice cómo lograr tus sueños sólo imaginando y haciendo afirmaciones. Tampoco es un libro de negocios y finanzas que sólo se enfoca en tácticas y estrategias sin considerar que hay una fuerza superior que influye en los resultados (sea subconsciente, yo superior, Dios, fuente, o como le quieras llamar). Creo que este libro combina lo mejor de ambos mundos, pensamiento y acción en pos de lograr un deseo profundo.

Me gustaría que me digas qué opinas de este post. Y cuál es tu método para alcanzar tus objetivos.

Sin comentarios

Post A Comment