Cómo desarrollar tu mentalidad para alcanzar la libertad financiera

Cómo desarrollar tu mentalidad para alcanzar la libertad financiera

 

La libertad financiera es un concepto que, de buenas a primeras, suena muy bien; sin embargo, parece estar al alcance de la mano de solo unos pocos. ¿Se nace o se crea la mentalidad de abundancia? ¿Cuál es el secreto para ser libres financieramente?

En este artículo te cuento cuáles son, para mí, los 4 puntos clave para trabajar en tu mentalidad y pasar de la escasez a la abundancia, lo que te hará acercarte cada vez más a la libertad financiera.

 

La libertad financiera, un sueño humanamente posible

 

Ya hablamos en este artículo sobre qué es la libertad financiera y qué deberías hacer, desde la “técnica”, para empezar a trabajar por ella. 

Ahora bien, hay un factor fundamental en trabajar en tu relación con el dinero y la abundancia y es nada más (y nada menos) que la mentalidad. 

Desarrollar una mentalidad financiera de abundancia es no lo único, pero sí lo más fundamental, para alcanzar la situación económica que quieres para tu vida.

Y, si hablamos de mentalidad y libertad financiera, tenemos que hablar también de educación financiera.

La educación financiera es un proceso en el que, podemos decir, intervienen dos partes: la técnica, donde aprendes sobre finanzas y sobre una buena gestión del dinero (temas que no se enseñan en escuelas ni en universidades), y la mental, en donde trabajamos, justamente, el desarrollo de una mentalidad de abundancia.

Verás, la mayoría de las personas aprenden y repiten una mentalidad de escasez, especialmente frente al dinero. Seguramente has aprendido de tus abuelos conceptos como: “ahorrar porque mañana puede faltar”, “no gastar de más”, “quien tiene mucho dinero es porque es corrupto o tiene negocios sucios”, y más…

Por supuesto que no vamos a culpar ni a nuestros abuelos ni a nadie por esta mentalidad; se ha ido desarrollando a través del tiempo y debido al contexto de dificultad que dichas generaciones tuvieron que atravesar, tales como emigraciones forzadas, guerras, hambrunas, etc.

Pero hoy, con tanta información al alcance de nuestra mano, tenemos la posibilidad de analizar estas frases y entender que, detrás de ellas, opera siempre la idea de “el dinero se acaba” o “no tenemos la capacidad suficiente de obtener más dinero, ni siquiera el que necesitamos”. 

Entonces: para lograr aumentar tu capacidad de generar ingresos de manera sostenible en el tiempo, debes  cambiar primero, indiscutiblemente, tu manera de pensar.

 

Por qué ocuparte de tu mentalidad financiera 

 

  • Podrás disfrutar de una mejor calidad de vida por disponer de más y mejores recursos.
  • La automotivación estará más presente, por lo que trabajarás por tus metas de forma más activa y enfocada.
  • Reducirás el estrés crónico y problemas de salud asociados porque eliminarás la preocupación constante por el dinero.
  • Podrás destinar parte de tus ingresos a asegurarte un dinero para tu futuro, e incluso para tu jubilación. 

 

Y muchas razones más que podrás encontrar en el artículo que te recomendé anteriormente.

Ahora, vamos a lo importante del artículo de hoy:

 

Los 4 pasos definitivos para trabajar tu mentalidad de abundancia

 

1) Identificar creencias limitantes

 

Para empezar a modificar tu mentalidad tienes que detenerte un momento e identificar cuáles son las bases que hacen que actúes con escasez frente al dinero. De forma rápida, podemos decir que una creencia limitante es aquel pensamiento relacionado a algo que hace que, de una u otra manera, te bloquees a la hora de conseguir determinadas metas y objetivos.

Si, por ejemplo, piensas continuamente que te será imposible solicitar un aumento de salario, ahí está operando una creencia limitante: la de que tú no vales lo suficiente en tu trabajo como para ganar más dinero. 

Otra creencia limitante muy común en relación al dinero es la del rechazo: “si tengo más dinero, de seguro la gente empezará a pensar que estoy haciendo cosas raras o ilegales” o “ganar más dinero implica trabajar o hacer cosas que no me gustan y que me dan dinero a costa de la salud o de engañar a otras personas”.

Si piensas “negativo” sobre el dinero, tu inconsciente NUNCA trabajará por conseguirlo, porque dentro de ti prima, muy profundamente, la necesidad de sobrevivir, y todo lo que implique un posible riesgo… será evitado por tu naturaleza.

Es por eso que el primer paso es identificar qué es lo que piensas y sientes acerca del dinero: ¿te da culpa gastarlo? ¿Cómo te sientes cuando tienes dinero? ¿Y cuando no llegas a fin de mes? ¿Qué piensas de tus amigos que ganan mucho dinero? ¿Y de los multimillonarios? ¿Cómo te relacionas con los gastos de tu emprendimiento? ¿Qué sientes cuando inviertes en ti, en terapia o en cursos formativos?

Estas son algunas preguntas disparadoras que pueden ayudarte a identificar las emociones que corren detrás del dinero en ti. De seguro te encuentres con la culpa, el rechazo, el miedo… ¡Tranquila! Son más normales de lo que crees.

 

2) Liberar esas emociones negativas respecto al dinero 

 

Una vez que identificaste cuáles son las emociones y pensamientos que te alejan del dinero, tienes que trabajar por modificarlos. Para eso, puedes buscar ayuda en un coach profesional o intentar hacerlo por tu cuenta con ejercicios como este. 

El cambio de creencias que queremos realizar consiste en un proceso de reprogramar tu mente y los pensamientos y emociones asociadas a determinado concepto.

Cuando logres hacer consciente cada pensamiento negativo que tengas acerca del dinero y puedas trabajar para pasarlo a positivo, poco a poco estarás realizando un trabajo de internalizar esas nuevas creencias. Puede que al principio debas “imponerlas” a tu mente, que siempre querrá ir a lo conocido; pero con el tiempo, constancia y confianza, se volverán cada vez más automáticas, porque las estarás internalizando.

 

3) Visualizar el tipo de vida que queremos para delimitar el objetivo.

 

Ahora que ya tienes una relación más sana con el dinero, necesitas crear un foco sobre el cual trabajar. Por eso es importante que tengas la valentía y la determinación de definir cómo es la vida que quieres vivir. Si puedes definir eso (aunque luego cambies, ahora eso no importa), tienes la capacidad de crear un plan de acción para materializar económicamente todo aquello que quieres y necesitas, pero sobre todo, que deseas.

La pregunta que sigue después de tener una visión acerca de tu estilo de vida ideal es: ¿cuánto dinero necesitas para hacer realidad esa visión? 

 

4) Desarrollar un plan para lograrlo

 

Ya sabes que la mentalidad es un pilar fundamental, pero si no creas un plan ordenado y progresivo para alcanzar tus objetivos, la magia no sucederá sola. 

Si trabajas sobre un plan estratégico con una mentalidad de abundancia, nada te detendrá. La abundancia y el dinero tendrán los límites que tu mente quiera darles.

 

En conclusión

 

Adoptar una mentalidad que te lleve a la libertad financiera requiere de tiempo, pero una vez lo logres, verás los cambios en tu día a día mucho antes de lo pensado.

Una vez consigas cambiar tu sistema de creencias asociado al dinero y a la abundancia y pases de sentir que “siempre falta” a sentir que “siempre habrá”, comenzarás a destrabar un montón de situaciones y pensamientos relacionados a conseguir el dinero que sabes que mereces para vivir la vida que deseas.

Si hoy tu emprendimiento no funciona como te gustaría y no eres capaz de hacerlo crecer de forma estratégica y sostenida, revisa mi Programa Potencia tu Tienda Online, donde además de aprender a desarrollar una mentalidad de abundancia, trabajamos durante 10 semanas en reordenar y reestructurar las bases de tu e-commerce para que pueda escalar progresiva y constantemente a lo largo del tiempo. 

 

Sin comentarios

Post A Comment